Es la noche de San Juan, el solsticio de verano, cuando la imaginación toma la iniciativa reinventando leyendas fantásticas de toda Europa. Durante estos días, en la antigua Grecia se abría “la puerta de los hombres”. La entrada hacia otra dimensión en la que el Sol menguaba cada día porque penetraba en el espíritu de los hombres, que encontraban por fin un punto de conexión con los dioses.

El Sol, por tanto, al igual que sucede con el fuego y el agua, también es motivo de culto. En Irlanda se encienden hogueras en honor al dios Baal. Dicen que tenía un ojo en la nuca, un ojo de fuego que utilizaba en las batallas para favorecer a quienes le rendían culto. Se colocaba de espaldas al campo de batalla del contrario y con su ojo poderoso aniquilaba al enemigo.

En Vitamine! no queremos dejar nunca de apuntar al Sol, no queremos dejar de reinventar historias y transmitirlas con la mejor arma que disponemos: la comunicación. Esperamos que esta nueva puerta nos augure nuevas batallas y que este fuego poderoso nos acompañe para librarlas con la resolución y el magnetismo que caracteriza nuestro equipo. ¡Os deseamos una feliz verbena de San Juan!

Alexia Domínguez