Recientemente hemos visto detenciones y condenas a usuarios de Twitter por exceder los límites legales en el uso de esta plataforma. Quizá pensamos que nuestros tuits están amparados siempre bajo la consabida ‘libertad de expresión’, pero lo que está claro es que no todo vale a la hora de expresar nuestras ideas. Y menos si éstas pueden constituir un delito.
El debate no debe centrarse en si es o no necesario regular de una forma específica las redes sociales, puesto que las redes ya están sometidas al marco legal del país desde donde se opera con un perfil determinado. De este modo, carece de sentido legislar exclusivamente para las redes pues un delito de amenazas lo es tanto si se comete a través de la red, el teléfono, una publicación escrita, una conversación en plena calle o mediante una carta por correo postal. Además, si bien las normas que aceptamos nosotros mismos son las propias de cada red social, en materia penal se someten a la legislación del lugar donde se comete el delito.
A continuación exponemos algunos delitos que debes tener en cuenta si eres usuario de redes sociales:
Amenazas: No hay que esconderse detrás del anonimato. No sirve como excusa para proferir comentarios amenazantes. Aunque no haya una intención real, este tipo de comentarios pueden conllevar penas que van de los seis meses a los cinco años en función de la tipología y los agravantes.
Calumnias: La calumnia consiste en imputar a una persona un delito que no ha cometido sabiendo que esa afirmación es falsa. Lleva aparejadas penas privativas de libertad de entre seis meses y dos años.
Injurias: La injuria es la acción o expresión que lesiona la dignidad de una persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación. Es el delito más común de entre todos los cometidos en Twitter.
Contra las instituciones del Estado: Incurrirán en la pena de multa de doce a dieciocho meses los que calumnien, injurien o amenacen gravemente al Gobierno de la Nación, al Consejo General del Poder Judicial, al Tribunal Constitucional, al Tribunal Supremo, o al Consejo de Gobierno o al Tribunal Superior de Justicia de una Comunidad Autónoma: Este es uno de los delitos más comunes en Twitter. Sin embargo, es muy complejo imputar este delito a un usuario porque muchas veces los tribunales amparan el derecho a la libertad de expresión
Enaltecimiento del terrorismo: Nunca se deben apoyar causas terroristas o hacer alarde de los actos cometidos amparándonos en la libertad ideológica. Se trata de un delito grave y ha habido casos recientes de condenas.
Derechos Fundamentales y libertades públicas: Cuidado con los comentarios jocosos contra grupos sociales o raciales ya que se trata de un delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas. Son delitos de cierta gravedad y pueden conllevar penas de entre uno y tres años.

Por Helena Abellán