Cuando los gigantes tecnológicos como Facebook o Google deciden tomar medidas en una dirección es síntoma inequívoco de que el camino es ese. Esta semana Google ha presentado Accelerated Mobile Pages (o AMP), algo que Facebook ya hizo en su día con Instant Articles. El buscador ha ideado una forma para que las páginas que se sirvan para ser visualizadas en los móviles sean mucho más ligeras, tarden mucho menos en cargar en nuestros dispositivos y, por lo tanto, nuestra experiencia de navegación sea mucho más positiva tanto a nivel de usabilidad como de consumo de datos y/o batería de nuestros móviles.
No queremos profundizar en los detalles técnicos de Accelerated Mobile Pages sino más bien apuntar una serie de preguntas que, a quienes trabajamos en comunicación online, nos siguen dejando perplejos:

¿Cómo es posible que grandes empresas e instituciones sigan comunicando a través de sites que ni siquiera son responsive? ¿De qué sirve plantearse estrategias de remarketing si estamos trabajando con newsletters que no son legibles desde el móvil? Pensamos en soluciones para optimizar el posicionamiento de nuestra web en buscadores, invertimos en SEM y nos olvidamos de algo tan sencillo como adaptarnos a lo que el usuario quiere. Nuestra web, nuestra comunicación no puede ser únicamente como nosotros queramos sino como los usuarios reclaman que sea.
Es evidente que los usuarios nos ven y nos consultan desde sus móviles en un porcentaje lo suficientemente grande como para que Google y Facebook apliquen soluciones tecnológicas de este tipo. Ahora solo falta que seamos capaces de responder de manera coherente a algo que ya no es una tendencia sino una realidad demasiado evidente.

Helena Abellán